Bienvenid@s

Quiero compartir estas pequeñas historias, espero que las disfrutéis.
Saludos


19.2.12

LIBROKING

Trituraba libros clásicos para hacer hamburguesas. Era la única receta que se le ocurría para que los jóvenes consumieran buena literatura.

1.2.12

Tuertocracia

Durante la coronación le ensartaron el ojo bueno con un adorno de la corona, pero no lo contó a nadie y siguió reinando.

17.12.11

JASÓN Y LOS COSMONAUTAS


Los tripulantes sintieron una atracción irresistible como canto de sirenas. Solamente el
teniente Orfeo fue capaz de convencerlos para que virasen la nave, justo a tiempo para no ser engullidos por el agujero negro.


Puntualidad británica

Optó por no invitar más a tomar el “té de las cinco” a sus amigas españolas; siempre llegaban tarde.

16.8.11

Dèjá Vu

Amadeo recorre los trescientos metros que hay de su casa al quiosco todas las mañanas. Compra el periódico y se vuelve por donde ha venido ojeando los titulares. Al cruzar la calle siempre ve esa noticia: “Muere hombre atropellado al cruzar la calle”.

Tarot


La echadora de cartas le aseguró que tendría una vida muy larga: murió al año siguiente, con noventa y cuatro años.

23.5.11

Negocio literario




El colosal éxito de ventas de la obra “Como hacerse rico escribiendo libros de autoayuda” trajo como consecuencia el colapso de la Industria editorial, ya que el número de escritores empezó a superar al de lectores.

UÑÍVORO

Ya no era lo malo que se comiera las uñas: es que le apetecían las de los demás.

4.12.10

PULGATORIO

«Si yo fuese una de estas pulgas –Se decía el reo mirándose el brazo- podría saltar, pasar a través de las rejas de la ventana y sería libre… Pero soy un hombre».


Oficios viejos


« He trabajado en el oficio más viejo del mundo », le confeso ella.

Él, cándido, se la imaginó sudorosa, tallando piedras.

EL RÍO DE LA VIDA

Mientras luchaba contra la corriente del río que lo arrastraba sin remedio, pasó por su mente las imágenes de su vida a cámara rápida.

Su cadáver apareció a los tres días, pero sus pensamientos quedaron disueltos en el agua, formando parte del río.








Banquete frugal

Comía con avidez los suculentos manjares que se le ofrecían, hasta que el rugir de sus tripas lo despertaba, debajo del puente.

10.10.10

LUTO (Greguería)



La noche es la viuda del día finado.



9.9.10

Inocente Fernández

- Le repito, señor juez, que soy inocente.

- Señor Inocente Fernández, si vuelve a hacer juegos de palabras con su propio nombre y a intentar burlarse de mí, tendré que ponerme duro con usted.

- Pero no, señor juez, yo soy inocente de verdad.

- ¡Se acabó! Llévense a este hombre a los calabozos.

Un sol y sombra


Otra vez el temblor en las manos, la angustia que sube a la garganta y el bar que no lo abren hasta las nueve.

16.8.10

UTOPIAS


“La sociedad es injusta, tenemos que cambiar el mundo.” Ernesto era un adolescente, apenas un esbozo de lo que luego sería el Che.



DELICATESSEN


La turista europea pidió otra ración de “esos deliciosos espaguetis de nombre impronunciable” El camarero vietnamita le sirvió otro cuenco de lombrices ahumadas muy complaciente.




17.3.10

Bestia humana

Al sentir la espada de Teseo atravesando su costado, el minotauro adivinó que aquello lo sacaría, por fin, del laberinto existencial donde estaba atrapado.

fin

Al margen de la memoria

En la cuneta de esta sombría carretera seguimos esperando ver otra vez la luz; esperando que alguien nos pida perdón por habernos fusilado, por habernos cubierto de tierra y de olvido.


fin

SUPERSTAR

Se hizo quitar dos costillas para poderse mirar mejor el ombligo.

Vida plena

El árbol que plantó estaba asfixiado por la maleza. Del libro manuscrito solamente quedaban unas hojas sueltas e inéditas. Y su hijo ¿Dónde andaría ahora su hijo?

6.1.10

AMOR PORTUARIO

De él solamente le quedaba aquella fotografía descolorida y la promesa de que volvería.

FIN

Vicioso

Acaparaba con avaricia los otros seis pecados capitales.

Fin



Para la otra vidorra

Tras abrir el sarcófago meticulosamente los arqueólogos quedaron patidifusos al descubrir que la momia del faraón tenía una Visa Oro entre sus manos.


fin

17.8.09

Minimizar

Es legendario el vértigo que se siente al enfrentarse a un folio en blanco cuando se pretende escribir algo digno de ser leído. Yo he descubierto la manera de cerrar este abismo: así pues, basta con cortar la hoja por la mitad las veces que sea necesario, hasta que su tamaño no infunda ningún temor. Con la ventaja añadida de que a la hora de escribir acabas en un santiamén.


Fin

10.4.09

Capirotes

En la procesión de Semana Santa un niño en brazos de su madre vio pasar la imagen de Jesús con la corona de espinas y preguntó: Mami.¿Por qué le han puesto eso en la cabeza? La madre le explicó pacientemente la historia de la burla de los soldados romanos. El chiquillo repuso: Y si se querían reír de él ¿por qué no le pusieron un cucurucho en la cabeza como a esos otros?

1.3.09

Inpuntual, como siempre

Para cuando se quiso morir ya lo habían enterrado.


fin

15 segundos de gloria

A la edad de siete años, en el banquete que siguió a la comunión de mi primo Alberto, los mayores hablaban animadamente entre ellos y los pequeños estaban pendientes del primo y de sus regalos. Yo, que me sentía aislado y falto de cariño entre tanta gente conocida, no tuve otra ocurrencia que hacer palanca en la mesa con mis piernas y dejarme caer con la silla hacia atrás.
Mi estruendosa táctica tuvo efecto inmediato, se hizo un silencio absoluto y toda la atención recayó sobre mí, luego todos estallaron en una carcajada general al verme sonreír. Mi tía Julia me ayudo a levantar y se preocupó de mi incipiente chichón. Después todos siguieron como antes, pero yo me sentía feliz.

fin

10.12.08

Contestador

Deje su mensaje después de la señal ¡Piii! Nada querida, ya veo que has salido ya para acá, te estamos esperando... ¡Que casualidad! ahora te estoy viendo entrar por la puerta del restauran… ¡Joer, que vestido mas hortera!¡Ay, perdón! ¡Pi, pi, pi…!

fin

El naufrago y su destino

Lo encontraron a la deriva en mitad del océano y fue necesario parar el trasatlántico para poder rescatarlo. Cuando fue subido a bordo el capitán Smith se dirigió a él con estas palabras: Ha tenido usted mucha suerte caballero, bienvenido al Titanic.

fin

2.10.08

Nubes

El recuerdo permanecía inalterado y le hacia volver una y otra vez a aquella lejana tarde de septiembre, tumbados en el pasto recién segado, viendo pasar las nubes algodonosas a las que su imaginación encontraban formas familiares, ella empeñada en ver un niño regordete donde él veía un barco velero.

fin

Daños colaterales

Pese a su espectacularidad, la solución de separar las aguas del Mar Rojo para que pasasen Moisés y el Pueblo Elegido, trajo como consecuencia que el resto de las aguas subiera de nivel y provocase un tsunami que asoló todos los pueblos costeros.


fin


Protagonismo

La nube pasaba por encima sin que la gente se diera cuenta de su presencia, hasta que se puso delante del sol y todos los de abajo alzaron ceñudos la vista hacia ella.

Primer amor

El viejecito separó sus temblorosos labios del retrato incrustado en la lápida del nicho y susurró con una sonrisa: ¿Recuerdas la primera vez que nos besamos?


fin

9.9.08

¿Amor?

Susana llevaba más de dos horas ahí, entre nerviosa y aburrida. En cuanto lo vio entrar por la puerta del bar su corazón empezó a palpitar de alegría y un agradable mariposeo se apoderó de su estómago. Él la saludo con una sonrisa, Susana se le acercó también sonriendo y pidió que le pasara un gramo.


fin

ALMAGEDON

Al salir del refugio nuclear contemplaron horrorizados que después de veinte años tan solo habían sobrevivido al cataclismo las ratas, las cucarachas y los prestamistas.

fin

Amanita

Después de comerme esa seta tan bonita me quedé dormitando en un claro del bosque y al despertar me vi rodeado de duendecillos por todas partes. Para mí que me zampé su casita.



9.8.08

Cleptomanía

No es el valor de lo que robo. Es esa sensación tan excitante de esquivar a las cámaras de seguridad, de pasar por delante de la cajera y del guarda de seguridad con el corazón a mil. Es sentirme libre y vivo cuando piso la calle… No sé si me entiende, señor comisario.

18.7.08

Llámame tonto

Su extraña enfermedad mental fue desapareciendo paulatinamente, al mismo ritmo que iba empeorando la comida que le servían en el hospital psiquiátrico.



fín

10.7.08

Voracidad

El náufrago tuvo que comerse a sí mismo para no fallecer de hambre, y lo hizo con avidez. Cuando llegaron los del equipo de rescate ya sólo quedaba la dentadura, castañeteando todavía.

Fin